Cuando tu pareja se pone del lado de la ex

La relación entre madre y madrastra puede (y suele) ser muy compleja: cada una tiene capacidad para influir decisivamente en algo muy importante para la otra, hay duelos de por medio que se pueden complicar, asuntos no resueltos… y sobretodo un vínculo paradójicamente fuerte que ninguna de las dos deseaba.

Y además de todo esto, que ya es un cocktail explosivo de por sí, está el hecho de que siempre es siempre una relación mediada.

Mediada por nuestras parejas, claro está.

Y a menudo lo que más te cabrea no es que la madre de tus hijastros pida dinero, no devuelva la ropa, trate de controlar lo que pasa en tu casa, haga y deshaga la agenda de los niños sin consultar, cuente con su ex para que le arregle la lavadora o te falte al respeto… ¡¡sino que tu pareja lo permita!!

¡A mí me exige mucho y a ella no le dice nada! Siempre deja que se ponga por delante. Soy el último mono. ¡Y encima espera que cuide de sus hijos! Le estoy perdiendo el respeto como hombre…

Pensamientos como estos bullen en nuestras cabezas y estallamos en discusiones en las que estas acusaciones se solapan con respuestas como: “Es la madre de mis hijos”, “no quiero iniciar una discusión con ella”, “no sé por qué le das tanta importancia”, “está todo en tu cabeza”, “no tienes por qué meterte”, “estás celosa”, “ya es hora de que madures”…

Y lo más triste es que por motivo de la ex terminamos nosotros de morros, distanciados el uno del otro.

 

En bandos opuestos

Te sorprendería la cantidad de “parejas enlazadas” que tienen la sensación de no estar en el mismo equipo.

Esto tiene una explicación muy clara: aunque ambos somos adultos liderando la familia, cada uno lo hace desde una posición tan diferente, con condicionantes tan distintos y sentimientos tan intensos y a veces inexplicables, que es muy difícil comprender la posición de la otra persona.

Así que a menudo interpretamos lo que el otro hace o deja de hacer como un ataque, una falta de consideración o de interés, una falta de respeto, una falta de comprensión, una falta de compromiso… una falta de amor.

Cuando nos decimos que nuestra pareja no nos pone por delante porque no nos quiere lo suficiente… nos infligimos una herida que cuesta mucho de sanar.

Y si ya has llegado al punto en que empiezas a cuestionarte el amor de tu pareja, vuestra capacidad para seguir con la relación, la posibilidad de acompañaros bien en la vida… Una situación en que “tu pareja se ponga del lado de la ex” puede abrirte en canal.

A veces nos encontramos buscando que nuestras parejas les digan “no” a sus exs o las critiquen o carguen contra ellas… para reafirmar nuestra propia relación.

Esta es una dinámica muy tóxica que a lo mejor empieza en la ex, pero que tiene el núcleo del dolor en la pareja.

A veces me encuentro con parejas tan distanciadas, tan heridas, que es prácticamente imposible una reconciliación.

Por eso, si detectas que hay una dinámica de este estilo entre tu pareja y tú pero quieres seguir adelante con la relación, es importante cambiar drásticamente el rumbo de vuestra comunicación.

 

El camino hacia el otro

Hay un requisito fundamental para empezar a caminar hacia el otro que es coger esta idea de que “no antepone nuestra relación porque no me quiere” y ponerla en stand by.

No te digo que la elimines, básicamente porque es imposible hacerlo a voluntad, pero también porque puede ser que realmente no haya el tipo de afecto o de compromiso que buscas.

Pero para poder acercarnos es imprescindible que la dejemos en suspensión y nos digamos: a lo mejor hay otras explicaciones a su comportamiento que no se me han ocurrido hasta ahora.

En todo caso, lo que buscamos las parejas en estas situaciones es recuperar la confianza y la complicidad, sentir que volvemos a estar en el mismo equipo.

Aquí te dejo algunos primeros pasos que puedes dar hacia tu pareja:

Si eres madrastra:

  • Actualiza tu compromiso: dile claramente a tu pareja cuánto le quieres, todo lo que te gusta de él, que deseas estar a su lado. Piensa que si tú sientes inseguridad, probablemente él también lo sienta.
  • Trata de distinguir entre tu necesidad de reafirmación dentro de la pareja y las cosas que realmente necesitas que cambien en la relación con la ex. Establece prioridades.
  • Si te das cuenta de que muchos de tus reclamos tienen que ver con la inseguridad dentro de la pareja, comparte con tu pareja el verdadero fondo de tus reclamos, lo que se escondía detrás de tu acritud. Ya hemos hablado mil veces de lo poderosas que nos volvemos cuando admitimos nuestra vulnerabilidad y nos responsabilizamos de ella, sin críticas ni excusas.
  • Cuando hables con tu pareja de cosas que deseas que cambien, haz una petición clara, muy concreta y realista que esté limpia de exigencias, críticas o reproches. Es mejor decir “me gustaría que cuando tu ex proponga un cambio de agenda lo habláramos antes de decir que sí” que “siempre le dices que sí a todo, tienes que empezar a ponerle límites”. Y es muy importante que explicites lo que ese cambio supondría para ti: “me daría la oportunidad de organizarme”, “me gusta que tomemos las decisiones conjuntamente”, etc.
  • Date permiso para protegerte tú misma de todo lo que esté en tus manos evitar: por ejemplo, puedes evitar exponerte al contacto con la ex o dejar claro que a la mínima falta de respeto vas a cortar la comunicación o alejarte de ella.
  • Si hay algo que tu pareja hace o deja de hacer sistemáticamente con relación a su ex, incluso después de haberlo hablado juntos, es momento de pararte un momento y tratar de empatizar con él. ¿Qué le empuja a actuar así? ¿Qué motivos puede tener? ¿Qué necesidades o miedos? Siéntate con él desde la voluntad de comprender y pregúntale si eso que has pensado que le empuja a actuar es cierto o si es otra cosa. Una vez que lo sepas, tómalo como algo importante y tratad de buscar una alternativa que responda tanto a tus necesidades como a sus motivos, miedos o deseos.

Si eres padre, la mayoría de los puntos de más arriba pueden ayudarte a ti también, y de forma específica hay algunas cosas que desde tu postura puedes hacer:

  • Pon por un momento en suspensión tus ideas sobre tu compañera. Esas en las que te dices que no te apoya, que no presta atención a lo difícil que es para ti estar en medio de las dos y encima velar por la relación con tus hijos, que solo se pone así porque está celosa.
  • En la medida de lo posible, trata de formar un núcleo de decisión con ella. Este es un cambio difícil si no has tenido otra pareja desde que te separaste y estás acostumbrado a arreglarte con tu ex sin más. Sin embargo es la base para que la nueva relación funcione. Trata de decidir con tu pareja lo que ocurre en vuestra casa, vuestra economía y vuestro tiempo. Consúltale antes de dar respuestas a tu ex, incluso si sabes que no te vas a poner de acuerdo con ella. Es mejor que le comuniques tu decisión con antelación a que se lo encuentre ya todo hecho.
  • Sé abierto en la medida de lo posible sobre tus necesidades, tus miedos, tus deseos. Todo aquello que te influye en la relación con tu ex, lo que te impulsa a actuar como lo haces. Para ella es muy diferente que aceptes un cambio de agenda sin más a que le cuentes que para ti es importante aprovechar ese rato con tus hijos o que en este momento quieres mostrarte cooperador porque temes el conflicto que se puede generar si te opones a ciertas cosas.

Sea cual sea vuestra situación, lo que más alimenta el vínculo del equipo es la confianza en que la otra persona también quiere estar ahí, la apertura en cuanto a vuestros sentimientos sin miedo a que la otra persona los vaya a juzgar y el hecho de dar la misma importancia a las necesidades de ambos, buscando juntos alternativas que las atiendan todas.

 

Todo esto lo trabajamos con profundidad en el taller “Des(ex)intoxícate”, que empieza muy pronto, y en el ebook que lo acompaña: “5 pasos para des(ex)intoxicar tu relación de pareja”.

Un poquito más abajo te dejamos toda la información al respecto.

Y como siempre, nos encantará leer tus comentarios sobre la dinámica entre tú, tu pareja y la ex :)

Aprende a manejar
la tensión con la ex
y vuelve a ser tú misma

Sin horarios. Completamente flexible.
Con la fórmula que más nos gusta:
TALLER + COACHING + COMUNIDAD

Cada día aprendemos algo nuevo

Apúntate y recibe por mail nuestras experiencias más personales. Compartimos los aprendizajes que hacemos día a día asegurándonos de que tengas cada vez más recursos para disfrutrar la vida siendo madrastra.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Descubre las bases para crear una relación sana con tus hijastr@s y construir tu lugar en casa sin perderte a ti misma por el camino. Basado en nuestra experiencia. Sin cuentos.

Consigue los contenidos que nunca llegan al blog público y... ¡descuentos exclusivos para suscriptoras!

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.
Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.

Oferta exclusiva para suscriptoras
¡Termina el 31 de agosto!

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.