¿Cansada de sentirte como una marciana?

materia-tribu2

Únete a nuestro cículo de madrastras con contenidos exclusivos cada mes, propuestas de trabajo personal, seguimiento día a día y un poderoso grupo de mujeres que realmente pueden entenderte… porque también lo viven en su piel.

Todo en un grupo privado y secreto de Facebook abierto 24/7.

«Cuando decidiste empezar la relación ya sabías lo que había.»
«Tienes que asumir que los niños siempre serán su prioridad.»
 «No lo entiendes porque no eres madre.»
«No dejes que te afecte así, son solo niños. Tú eres la adulta.»
«Tienes que ceder un poco, piensa en todo lo que han tenido que pasar.»
«CON AMOR TODO SE CONSIGUE.»
«A lo mejor no te estás esforzando lo suficiente para integrarte…»
«Tú no eres la MADRE de esos niños.»
«Tenéis una buena relación, los niños te adoran… ¡no entiendo por qué estás así!«
«Él ya ha tenido hijos, es normal que no le dé tanta ilusión tener otro contigo
«No sé por qué aguantas todo esto, YO ya lo habría dejado.»

¿A ti también han tratado de "animarte" personas que no tienen ni idea de lo que es ser madrastra?

Cuando estamos atravesando una faceta compleja de nuestras vidas, recibir reconocimiento, comprensión y apoyo de los demás nos hace sentir acompañadas, relaja el juicio sobre nosotras mismas, nos ayuda a tolerar mejor los reveses y nos confiere una sensación de poder cuando, paso a paso, logramos avanzar.

En la misma situación, cuando el entorno no comprende la complejidad de nuestra vivencia, nos sentimos inadecuadas, dudamos de nuestros sentimientos, nos avergonzamos de no saber cómo salvar los obstáculos que encontramos y en seguida caemos presas de la inseguridad. Las dificultades parecen cada vez más grandes y nosotras nos sentimos más y más pequeñas.

Una de las experiencias más abrumadoras que compartimos la mayoría de las madrastras es la de sentirnos totalmente solas e incomprendidas por nuestro entorno. Por eso es muy fácil terminar pensando: «Pues el problema debo de ser yo».

Descubrir que todas esas dificultades son reales y contactar con otras personas que están en el mismo proceso de superación puede ser la base que necesitamos para dar ese paso que nos impulse hacia adelante.

«Convertirme en pareja y madrastra está suponiendo el mayor desafío de mi vida.

Con el apoyo de Materia me he dado cuenta de que estoy en el buen camino. Sin duda, la clave ha sido que me he sentido COMPRENDIDA sin ser juzgada, por profesionales que lo han vivido y experimentado en su propia piel.

Las recomendaciones de Comunicación No Violenta, y muchos otros artículos, entre ellos los de afectividad, ya han dado frutos y empiezo a tomar las riendas de cómo quiero que sea mi relación y mi familia. Mi asertividad sale a flote más fácilmente, y mi autoestima está reforzada.

En Materia he encontrado el apoyo que necesito para transitar este camino nada fácil, con herramientas útiles que enriquecen mi relación y mi vida. Gracias.»  – PILAR (pseudónimo)

P-Blanco-Imagotipo-SerMadrastra

Protege tu tiempo y tu energía de juicios, críticas, comentarios insensibles y consejos "bienintencionados". En Materia ponemos palabras a la complejidad de ser madrastra y lo hacemos siempre con el compromiso de cuidarnos.

Coaching en grupo

La madrastridad no es fácil. A veces la situación mejora con el tiempo... pero lo que marca la diferencia es que nosotras nos hacemos mejores. De eso va el coaching.

Aprendemos a centrarnos en aquello que está en nuestras manos y ganamos herramientas para protegerlo o cambiarlo

Aprendemos a identificar nuestras necesidades y a atenderlas con los recursos de qué disponemos. A hacer peticiones asertivas. A comprender a los demás y respetar su espacio. A poner nuestros límites de forma efectiva y mantenerlos. A cuidar y a cuidarnos. A construir nuestra forma única de ser madrastras.

En Materia empezamos identificando situaciones que nos preocupan y primero nos centramos en comprenderlas. Entonces podemos ver las cosas que queremos cambiar y cómo podemos hacerlo nosotras activamente. Alrededor de estos descubrimientos giran las propuestas, retos e información que generamos en el círculo.

Cada mes publicamos nuevo contenido, te hacemos propuestas de trabajo y realizamos personalmente el seguimiento

Desde nuestro grupo privado de Facebook estamos en constante movimiento así que siempre encontrarás nuevas ideas para mejorar tu vida en familia. 

Al mismo tiempo vamos generando una base de conocimiento que siempre tendrás accesible mientras estés en el grupo, así que puedes volver sobre un contenido determinado cuando quieras o ver todo lo que hicimos antes de que llegaras.

Y en todo momento puedes estar en contacto con nosotras y con tus compañeras. La presencia y la experiencia de cada una nutre el grupo y ayuda a las demás.

La mirada del grupo te permite explorar y aceptar tus propios sentimientos. Y solo cuando te aceptas es posible iniciar un cambio significativo. Ahí reside el potencial del coaching en grupo.

«Cuando encontré a Berta y Aina me di cuenta de que ser madrastra es una tarea mucho más compleja de lo que me esperaba. Con ellas he apredido a tener recursos para afrontar las complicaciones de la convivencia con mis hijastras. También he aprendido a quererme más, pues he descubierto que atender mis necesidades no es un acto egoísta o egocéntrico. He aprendido a dedicarme mi tiempo y a estar bien conmigo misma. A saber interpretar mis emociones y a escucharme. A entender mis hijastras. A tratar con la madre de ellas… en definitiva a entender todo mi nuevo entorno.

Al formar parte de Materia he podido conocer a otras madastras que han compartido sus buenos y malos momentos conmigo y gracias a ello he podido comprobar que no estoy sola y que mis sentimientos y situaciones son, en muchísimas ocasiones, iguales a los de mis compañeras de hazañas, que están buscando, al igual que yo, lo mejor para su nuevo núcleo familiar.

Ser Madrastra y Materia me están ayudando muchísimo a enfocar mi nueva y compleja familia. Ha sido y está siendo muy enriquecedor haber podido encontrarlas.» – ÀNGELS

P-Blanco-Imagotipo-SerMadrastra

Únete a la primera experiencia de coaching grupal, disfruta del acompañamiento de una coach día a día y comparte con nosotras el proceso de construir tu lugar en casa.

Apoyo... ¿constructivo o destructivo?

Cuando una situación nos abruma buscamos apoyo en las personas que nos rodean. Pero a veces, después de hablar con ellas nos sentimos todavía peor.
¿Por qué el apoyo puede ser destructivo?

Es frecuente que las personas a nuestro alrededor no nos entiendan o no sepan cómo ayudarnos y terminemos estableciendo una relación de «apoyo» donde:

  • Nos unimos para criticar a terceras personas.
  • Aplaudimos todo lo que nosotras hacemos y despreciamos las acciones que nos molestan.
  • Recibimos juicios culpabilizadores («ya sabías en lo que te metías…»).
  • bofetadas  consejos para hacernos despertar («asume de una vez que los niños siempre serán su prioridad» o «no es para tanto, mujer, céntrate en vivir tu vida»).
  • Nos convertimos en objeto de lástima («que situación tan horrible, ¡no sé cómo lo aguantas!»).
  • Terminamos aburriendo al personal y aburriéndonos nosotras mismas de tanto repetir las mismas penas.

Es fácil caer en una de estas dinámicas, así que si te reconoces en ella no te sientas mal. Al contrario. Has usado el apoyo que tenías a mano, lo cual es mucho mejor que encerrarse en una misma, y ahora ya sabes qué tipo de feedback no te hace bien.

Estás en una buena situación para empezar a buscar otro entorno que refuerce tu seguridad en ti misma y te ayude a encontrarte mejor.

El apoyo constructivo es empoderador

Se centra más en lo que nos importa y lo que está en nuestras manos que en lo que hacen terceras personas. Así reduce la sensación de impotencia y nos devuelve el control sobre nuestra vida.

En vez de culpabilizarnos o juzgarnos nos escucha con empatía.

Puede cuestionar algunas de nuestras acciones o actitudes y devolvernos otro punto de vista. Así nos ayuda a salir del círculo vicioso en que hacemos siempre lo mismo y conseguimos más de lo mismo.

En vez de compadecerse de nosotras, confía en nuestra capacidad para salir adelante.

Ya sea con una amiga, con tu psicóloga, con tu coach o en este grupo, te animamos a buscar un entorno de apoyo constructivo porque la madrastridad es muy distinta cuando gozas de empatía a tu alrededor.

«En medio de la angustia de sentirme sola e incomprendida en lo que estaba viviendo con mi nueva familia ensamblada, encontré este grupo de mujeres que entienden lo que siento desde la experiencia. Aprendemos herramientas para vernos a nosotras, valorarnos y para mejorar la relación en nuestras familias. Siento que tengo un escape y un lugar de contención cada vez que lo necesito.» – MELANY

«Andaba muy perdida. Aunque hay libros sobre la materia la verdad que no ahondan en los problemas cuotidianos, o el enfoque no es desde el punto de vista de cómo lo vivimos las madrastras.

Gracias al grupo me siento comprendida, puedo resolver dudas que se me plantean en el día a día, trabajo sentimientos enquistados, y me siento realmente libre y fuerte en mi relación. Ojalá os hubiera conocido cuando empecé mi relación, me hubiera ahorrado tantos disgustos y malentendidos.

Recomiendo a cualquier mujer que se embarca en el proyecto de una nueva relación con hombres que tienen hijos de otras parejas entrar a formar parte del grupo, todo cambia con una buena orientación como la que aquí te facilitan. Gracias chicas.»  – LORENA

«Estaba buscando guía o experiencias de personas que estuvieran pasando por lo mismo que yo y que no me juzgaran. Claramente no son temas que comentas con tu pareja o familia con total confianza porque las miradas son tan distintas… y finalmente te llegas a sentir peor. Pues bien, las encontré… a ustedes, y el cambio ha sido maravilloso. Desde el entendimiento de mis propios sentimientos, sentir que es un proceso normal y dejar de juzgarme o sentirme la peor persona del mundo, a mejores herramientas para comunicarme con mi pareja. En fin… sé que falta mucho por aprender, entender, concienciar y es un camino largo, pero su sola presencia ha sido alentadora.
Le conté a mi pareja del grupo, eventualmente comparto contenido con él (le leo cuando vamos en el auto o estamos compartiendo un momento tranquilo), hemos visto juntos también los videos que a veces realizan ¡¡¡y nos ha sumado monton!!! Él ha tenido también su propio proceso de cambio y ha sido más empatico conmigo, hemos comentado algunas situaciones y en ese contexto ha dado su opinión generando conversación, algo que en otras instancias habría sido muy difícil de lograr.»
– ALEJANDRA

P-Blanco-Imagotipo-SerMadrastra

Disfruta de la gran capacidad que tenemos las mujeres para potenciarnos mutuamente, especialmente aquí, donde cada una está comprometida con su crecimiento personal. Tu presencia es el mejor apoyo para las demás.

Quién está detrás...

Aina Buforn

Comunicadora y orientadora especializada en familias enlazadas

También soy hijastra, madrastra y otras cosas que por ahora no tienen nombre.

Soy comunicadora de formación y cuando me convertí en madrastra me pareció tan complejo e interesante que decidí profundizar al máximo publicando varios artículos al respecto.

Desde entonces he seguido investigando en torno a las dinámicas de las familias enlazadas desde varias perspectivas (psicología, cultura, estudios de género) hasta convertirme en orientadora familiar.

Actualmente continúo mi formación en el ámbito de la familia y estoy especializándome en atención a la infancia durante los procesos de separación y reconstitución.

Berta Capdevila

Coach especializada en atención a familias enlazadas

En mi familia soy hijastra, madrastra, hermanastra y madre (entre otras cosas).

Me formé como coach con especialización en familias enlazadas junto a Jenna Korf. Actualmente continúo mi formación en el ámbito de la Comunicación No Violenta y con la formación en Terapia Gestalt en la escuela Guibor, además de cultivar mi biblioteca especializada en familias enlazadas, crianza, estudios de género y psicología humanista.

Antes de ser coach me licencié como comunicóloga en la Universidad Autónoma de Barcelona y continué con un máster en humanidades en la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona.

Cómo funciona Materia

PLATAFORMA FACEBOOK. La mayor parte de la comunicación la llevamos a cabo a través de un grupo secreto de Facebook.

PRIVACIDAD. Los grupos secretos no se encuentran a través de una búsqueda, no es posible verlos si no formas parte de ellos y tampoco figuran en tu perfil. Para nosotras la privacidad es fundamental.

COACHING CONTINUADO. Organizamos el intercambio en bloques temáticos de aproximadamente un mes, que incluyen:

  • Análisis de situaciones cotidianas.
  • Herramientas, perspectivas y cambios de chip útiles para gestionarlas.
  • Propuestas de trabajo basadas en las inquietudes expresadas por el grupo.
  • Resumen de la experiencia.

Las dinámicas varían mes a mes y utilizamos recursos variados como vídeos, imágenes, encuestas, documentos, sesiones en vivo a través de Facebook y todo lo que se nos va ocurriendo.

BASE DE CONOCIMIENTO ACCESIBLE. Al finalizar cada bloque temático, el material queda disponible en los archivos de Facebook para ser consultado en cualquier momento por las integrantes del grupo actuales y las que vengan posteriormente. Es decir que desde el momento en que entras tienes acceso ilimitado a la base de conocimiento de Materia.

DIÁLOGO ABIERTO. Independientemente del tema que estemos trabajando, el diálogo está siempre abierto para compartir con la tribu las inquietudes, dificultades o alegrías que estés experimentando. Queremos que te sientas en tu casa.

SEGUIMIENTO DÍA A DÍA. Nosotras participamos en el grupo acompañándote tanto en el trabajo que proponemos como en tus retos personales.

«El grupo ha sido un oasis en medio de este desierto. Durante mucho tiempo he tenido un gran sentimiento de soledad, considerándome un bicho raro por albergar dentro de mí un sinfín de sentimientos nuevos, llegando incluso a avergonzarme por alguno de ellos.

Conoceros a vosotras, saber que había más mujeres en mi misma situación y formar parte del grupo me ha hecho sentir comprendida, apoyada. Identificarme con otras personas, ver que están sintiendo en su piel las mimas cosas que siento yo, reconocerme en muchas de sus historias, compartir dudas y miedos, verme reflejada en sus relatos me ha permitido sentirme bien, más tranquila, más segura de mi misma y mucho menos asustada.

Es reconfortante ver que alguien te entiende y no sentir miedo de ser juzgada.

Lo bueno del grupo también es que me ha ayudado a no dramatizar tanto las cosas que me suceden, a templar los nervios y a gestionar las nuevas situaciones que se derivan de estas relaciones de una manera más calmada. Sin olvidar que me ha permitido analizar las situaciones desde otros puntos de vista, otorgándome una perspectiva más amplia de todo y facilitándome la búsqueda de soluciones.

Ahora ya no me siento sola, ni mala, ni loca, ni incomprendida… Sé que tengo un grupo de “hermanas” que me van a hacer sentir reconfortada.» – MACA

P-Blanco-Imagotipo-SerMadrastra

Si quieres tener soluciones siempre a mano, conocer la experiencia de otras madrastras, ayudar aportando tus vivencias y formar parte de una tribu de mujeres dispuestas a madrastrear en positivo… ¡Este es tu lugar!