Navidad, terrible Navidad

Las festividades familiares son una época temida por todos, pero tienen un plus cuando tocan de lleno nuestra familia enlazada. Organizar a la familia, propia y política, las cenas, comidas, los regalos y en general mantener el ambiente navideño para que no decaiga, es una tarea titánica para cualquier persona. ¿Qué podemos hacer cuando además de nuestras expectativas y deseos navideños se cruzan los de personas ajenas a nuestra relación?

Noche de paz

Independientemente de si eres una enamorada de las fiestas o bien no te termina de gustar el matiz familiar de las mismas, estaremos de acuerdo en que las vacaciones de navidad pueden y deben de ser un momento también para recargar pilas, descansar y disfrutar en la medida de lo posible.

¿Qué podemos hacer nosotras para no caer en el desánimo?

  • Reflexiona si quieres pasar los días festivos en familia enlazada o prefieres tiempo por separado. Con esto claro, negocia con tiempo las vacaciones con tu pareja, antes incluso de que él lo haga con la ex en caso de que no exista un convenio que las marque.
  • Ajusta las expectativas. Puede que seamos unas entusiastas natas pero es importante valorar cómo y cuánto esfuerzo dedicar a cada aspecto de la celebración. ¿Merece la pena pegarse una panzada a cocinar si luego siempre sobra comida? Si el proceso de elaboración del menú te hace feliz, la respuesta es sí. Siempre el foco puesto en nuestros sentimientos y nuestro bienestar.
  • Acepta aquello que no puedas cambiar. La Navidad siempre levanta ampollas familiares, algunas inesperadas y otras viejas conocidas. Valora la posibilidad de disputa al juntarte con cierto tipo de personas y si merece la pena compartir espacio y energía mental en ellas, a costa de tu bienestar durante una comida/cena. Hay gente a la que no puedes no invitar a un evento familiar, pero puedes decidir cómo y cuánto te relacionas con esa persona.
  • Regalos a quién tu desees. Dar sin recibir nada a cambio es muy gratificante, pero puede que también nos apetezca un poco de mimo, ¿verdad? Regala siempre a quién tu quieras, pero si tienes dudas sobre la reciprocidad, puedes lanzarte a preguntar o bien a hacer un amigo invisible.
  • Ten siempre a mano personas que recarguen tus pilas. Siempre habrá gente en la mesa con la que no termines de cuajar, conflictos familiares enquistados y disputas absurdas por la calidad del pavo servido. Todo eso se hace mucho más llevable si puedes invitar a gente que recarga tus pilas. Quién no suma, a veces resta.
  • Tener una idea clara del tiempo de vacaciones, de las actividades a realizar y de con quién vas a pasar estas fechas especiales ayuda a reducir el estrés porque nos hacemos una idea aproximada de a lo que nos enfrentamos. Y a partir de ese punto, solo queda mejorar.
  • Acepta y perdónate por no poder contentar a todos. Toda nuestra familia tiene expectativas sobre el tiempo navideño, sobre los regalos y sobre las comidas. Pero tú llegas hasta donde quieras y si este año has decidido pasar el testigo y ceder la cena de navidad a otra persona, no te sientas culpable. También tienes derecho a descansar y crear una navidad a tu gusto.

Cada día aprendemos algo nuevo

Apúntate y recibe por mail nuestras experiencias más personales. Compartimos los aprendizajes que hacemos día a día asegurándonos de que tengas cada vez más recursos para disfrutrar la vida siendo madrastra.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Descubre las bases para crear una relación sana con tus hijastr@s y construir tu lugar en casa sin perderte a ti misma por el camino. Basado en nuestra experiencia. Sin cuentos.

Consigue los contenidos que nunca llegan al blog público y... ¡descuentos exclusivos para suscriptoras!

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.
Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.