Cómo potenciar el amor propio saludable

Nuestra vida está llena de amigos y familiares que nos aprecian y nos quieren por quién realmente somos, con nuestras luces y nuestras sombras. Pero un día recibimos una crítica inesperada de alguien a quién no gustamos y nos obsesionamos y nos sentimos dolidas.¿Qué tengo de malo para que esta persona me critique tan duramente? Cuando esto nos sucede y nos obsesionamos con encontrar la forma de cambiar su percepción sobre nuestra persona, estamos basando nuestro valor personal en la percepción que tienen de nosotros terceras personas.

Entrando en el bucle

Existen dos grandes problemas cuando queremos complacer en exceso a terceras personas. El primero es que realmente no podemos ofrecer nada de nosotros mismos de forma saludable si no nos queremos tal y cómo somos. Pero, ¿Cómo vamos a querernos cuando las percepciones de los demás nos influyen tanto? Y segundo, es muy complicado generar cambios en nuestra vida si no tenemos una buena base de amor propio construida. Cuando nos encontramos en este bucle de sentirnos mal con nosotras mismas, todo aquello que nos puedan decir sonará más fácilmente como una ofensa, será mucho más sencillo obsesionarse con la pérdida de control de aspectos de nuestra vida y fomentará sentimientos conflictivos como los celos o la inseguridad.

¿Empezamos a vislumbrar como el amor propio juega un papel importante en el conflicto que podemos tener con la ex?

La forma en la que nos sentimos no siempre es la misma forma en la que nos mostramos hacia los demás. A pesar de que todos tenemos inseguridades sobre nosotros mismos puesto que somos personas humanas. El problema surge cuando no partimos de una base sólida de autoestima y nos volvemos susceptibles de sentir:

  • Inseguridad y baja autoconfianza: Es normal experimentar estos sentimientos de vez en cuando, pero si están tiñiendo el resto de sentimientos quizás necesitemos buscar una solución. Cuando nos comparamos constantemente con los demás y pensamos ¿Que tiene esa otra persona que no tenga yo? Las ex son suceptibles de sentirse celosas porque su ex marido les parece mejor compañero de lo que lo fue con ellas. Las madrastras, sin embargo, son susceptibles de sentir celos porque las ex se llevaron todas las primeras veces.
  • Buscar validación constante: ¿Te has sentido buscando aprobación y aplausos por todo el buen trabajo que has realizado? Si no eres capaz de valorar claramente tu aportación en la familia y tus buenas cualidades puedes poner esta responsabilidad en la espalda de tu compañero.
  • Tomarse todo de forma personal: ¿Cuántas veces has pensado que la ex te ha mirado mal o has buscado dobles intenciones a sus palabras? La realidad es que las personas no dedican tanto tiempo a pensar en nosotras como a veces creemos.
  • Cambiar quién somos para contentar: Cambiar de opinión para evitar un conflicto o para agradar. Modificar nuestras aficiones, hábitos o conductas con tal de sentirnos aceptados incluso por nuestra pareja nos puede llevar a que con el paso del tiempo ya no seamos capaces de reconocernos.

Nuestro dolor proviene de nuestro comportamiento.

Tendemos a mirar el comportamiento de los demás como la raíz del dolor que sentimos, pero la realidad es que nos sentimos mal porque somos nuestras peores críticas. Cuando nos juzgamos con dureza facilitamos la entrada en el bucle de sentimientos negativos que nos llevan a tener un bajo amor propio y por consiguiente a abandonarnos. Nos abandonamos activamente cuando realizamos actos como:

  • Priorizar las necesidades de los demás por delante de las propias
  • Ignorar nuestros sentimientos de tristeza, inseguridad o de dolor.
  • Amplificar lo que los demás puedan pensar de nosotros mismos, mayormente si es negativo.
  • Convencernos de que no tenemos tiempo para realizar actividades que nos ayuden a mejorar y a cuidarnos.

¿Qué podemos hacer para mejorar?

Cuando fomentamos nuestra autoestima y damos valor a nuestras necesidades y sentimientos buscamos también que los demás nos traten con respeto, como consecuencia del respecto con el que nos estamos tratando. No poner nuestra vida en pausa hasta que recibamos la aprobación necesaria para seguir adelante es una de las mejores formas de empezar a querernos de forma positiva, pero también:

  • Tomar responsabilidad de nuestros problemas. Somos responsables de nuestro propio malestar, no del de otra persona. Separar qué acciones nuestras son responsables de dicho malestar y cuales no. Y ser consecuente con ellas.
  • Pedir directamente qué necesitamos en vez de silenciarnos. No hay posibilidad de rechazo, tenemos el control de pedir abiertamente qué es lo que necesitamos sin necesidad de actitudes pasivo-agresivas.
  • Cuidarnos. Tenemos la capacidad de cuidar de nosotros mismos sin necesidad de buscar de forma externa. Cuando nos sentimos mal somos capaces de aliviar nuestro pesar y malos sentimientos sin requerir la ayuda constante de nuestra pareja.
  • Perdonarnos. Todos cometemos errores y perdonarnos en la mejor forma de aprender y seguir adelante. Aceptar nuestras contradicciones y que la vida no se basa en el blanco o el negro es una buena forma empezar una de las cosas que siempre dejamos al final de la lista cuando entramos en conflicto. Empatizar con nosotros mismos.

Aprende a manejar
la tensión con la ex
y vuelve a ser tú misma

Sin horarios. Completamente flexible.
Con la fórmula que más nos gusta:
TALLER + COACHING + COMUNIDAD