Desmontando Mitos

 

 

 

A día de hoy siguen existiendo infinidad de ideas preconcebidas sobre cómo son las madrastras, cuál es la relación que tienen con sus hijastros y sus parejas y cuál es el funcionamiento de las familias ensambladas. Hoy hemos recopilado algunos de los mitos referentes a las madrastras que más han calado en el subconsciente colectivo, llegando a afectarnos más de lo que creemos, y cómo podemos darles la vuelta para tomar perspectiva y cartas sobre el asunto.

Mito 1: Querrás a tus hijastros como si fuesen tus propios hijos.

Este puede ser uno de los primeros errores que puedes cometer como madrastra, especialmente si no tienes hijos. Por eso es importante remarcar que no siempre es cierto y no por ello eres una persona menos amorosas, empática o capaz de ser buenas madres (para tus hijos o futuros hijos) o buena madrastra (para tus hijastros). El amor por los hijastros puede desarrollarse con el tiempo o simplemente puede no llegar a aparecer nunca, porque la relación de amor importante es la que mantienes con tu pareja y esta debe ser independiente de la relación con tus hijastros y los lazos de unión que se puedan (o no) desarrollar con ellos.

Mito 2: Cuanto más simpática seas con tus hijastros, más te aceptarán.

La relación de una madrastra con sus hijastros depende de muchos factores, muchos de los cuales poco tienen que ver contigo. Por ejemplo, si la madre biológica se siente especialmente amenazada por ti, los hijastros pueden querer mantener cierta distancia para sentir que protegen a su madre. La cantidad de tiempo del que dispones para compartir con los hijastros tampoco depende en absoluto de ti como madrastra. Intentar crear vínculos a través de regalos o sobre compensar la atención que los hijastros puedan necesitar, son formas poco naturales e insustanciales de crear vínculos con ellos. La mejor manera es permitir que las situaciones fluyan con normalidad y ser tú misma.

Mito 3: Ser madrastra te convierte en «madre».

Como madrastra es importante aceptar que la relación que puedas tener con tus hijastros no tiene por qué verse reflejada en la relación madre/hijo para ser importante. Compararte con los estándares actuales de «madre» puede hacerte sentir mal e impotente ante lo poco que contribuyes en la vida de tus hijastros. El amor incondicional es poco habitual y no siempre existe entre una madrastra y sus hijastros, a pesar que que esa sea la pretensión inicial. Cuando como madrastra haces un esfuerzo consciente por ocupar el lugar que te corresponde dentro de la vida de tus hijastros estás evitando la presión de vivir en constante comparación con un estándard imposible.

Mito 4. Los niños son lo primero.

En realidad la relación con tu pareja es lo primero. Si tus hijastros tienen la necesidad de absorver toda la atención de tu pareja (haciendo tu relación inviable), se está fomentando la idea de que tu relación es poco importante y por consiguiente de que las familias deben estar 100% focalizadas en los hijos/hijastros. Tus hijastros proceden de una relación fallida y vuestra relación de pareja puede ser la forma de mostrarles cómo funciona una relación sana y estable.

Mito 5: Eres una madrastra malvada.

¿Cuántas veces has evitado identificarte a ti misma como una madrastra? ¿Te ha costado reconocer que son tus hijastros cuando alguien pregunta? No hay nada de malo en aceptar que eres una madrasta y que formas parte de una familia ensamblada. Mantienes una relación con una persona que tiene hijos de un matrimonio pasado y tu has sacrificado tus ideas preconcebidas para estar con esa persona y sus hijos. No eres ningún bicho raro y mucho menos malvada.

 

Desmontar los mitos existentes es el primer paso para construir una nueva y positiva sobre las madrastras y a su vez nos ayuda a crear una imagen positiva sobre nosotras mismas y lo que significa para nosotras ser madrastras.

 

 

 

(Adaptación del artículo «The Truth About Being a Spetmom», publicado en StepMother Magazine Dec.2015, escrito por Brenda Snyder).

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Descubre las bases para crear una relación sana con tus hijastr@s y construir tu lugar en casa sin perderte a ti misma por el camino. Basado en nuestra experiencia. Sin cuentos.

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.