La comunicación entre casas

Cuando pensamos en la comunicación entre las dos casas la primera imagen que se nos viene a la cabeza es una llamada de teléfono entre dos adultos para tratar temas relacionados con los niños: Un saludo cordial, el intercambio de información y de opiniones, un acuerdo y una despedida. Parece simple, ¿Verdad? Pero esta imagen mental en la cabeza de una madrastra puede complicarse un poco: Las llamadas de teléfono pueden ir acompañadas de insultos, gritos, puede que hasta amenazas. Puede que la comunicación entre las casas no sea a través del teléfono y sea totalmente escrita por mail, por burofax o por comunicados de los abogados. Y la peor de todas: es posible incluso que la única forma de comunicación entre las casas sea con mensajes a través de l@s niñ@s.

¿Cómo podemos gestionar la comunicación entre casas?

El problema cuando entramos en diálogo con el otro núcleo es que el asunto a tratar no termina en el momento en el que cuelgo el teléfono y la comunicación cesa. Probablemente el tema tratado traiga cola y se genere un debate intenso entre la pareja y la madrastra. Puede que ese debate cree fricciones si las conclusiones no son del gusto de todos o si la llamada se ha realizado en momentos que consideramos poco oportunos. A veces la comunicación la sentimos como una forma de intromisión en nuestra intimididad.

La base de la buena comunicación entre casas también pasa por una buena comunicación en nuestro hogar. Ser conocedoras de los temas que atañen a nuestra pareja, tener espacio para la opinión y sentirnos valoradas favorecerá que la posterior comunicación con la ex sea menos amenazadora y nos resulte más llevadera. No se trata de decidir todo, sino de sentir que también contamos en las decisiones que de una forma u otra nos van a afectar. Acordar las actividades extraescolares, los horarios de entrada y salida o las normas básicas cuando se han tratado previamente con nuestro compañero serán mucho mejor recibidas cuando acaben siendo una decisión firme entre hogares.

¿Y si la comunicación entre casas es sinónimo de guerra?

El punto ideal es poder acordar todo lo que tenga que ver con los menores de una forma tranquila, razonable y objetiva para que exista un buen funcionamiento de los núcleos familiares. Pero la realidad no siempre se ciñe a esta máxima y los renconres del pasado afloran ante una toma de decisiones. ¿Qué podemos hacer?

 

  1. Nunca perder la calma. La forma en la que nos expresemos marca límites claros sobre cómo queremos ser tratados. Ayuda a que el conflicto no escale.
  2. Poner límites definidos. «Si me sigues hablando en este tono tendré que cortar la comunicación en este momento».
  3. Aprender a negociar. Dar un poco de maniobra para que ambas partes se puedan ajustar no significa perderlo todo. A veces ceder es ganar.
  4. Elegir nuestras batallas. Cuando aprendemos a priorizar ganamos en paz mental.
  5. Cuando el conflicto es tan sangrante que afecta a los menores y los convierte en mensajeros, no aceptemos ese interecambio de información como válido. Los niños tienen derecho a preservar su inocencia y debemos mantenerlos al margen.

Los intercambios entre progenitores son una fuente de estrés para todos pero sobre todo para las madrastras. Es un potencial generador de conflictos en el que nos vemos afectadas bien por sentirnos demasiado apartadas de la toma dedecisiones o bien por estar demasiado metidas y ser las gestoras de las decisiones elaboradas. Llegar a un punto de armonía entre nuestra pareja y la forma en la que esta se comunica con su ex es clave para que no perdamos nuestra calma interior. Por ello «La comunicación entre casas» será nuestro siguiente tema a tratar en El Foro.

Entrevistaremos a Fátima Gallardo, coordinadora parental y especialista en crisis y divorcio sano. Hablaremos con ella sobre las emociones que se nos mueven a tod@s en la interacción entre casas y a partir de ahí veremos buenas prácticas y cambios de perspectiva para abordar esos asuntos que nuestras parejas dejan pasar por miedo o que terminan convirtiéndose en batallas campales.

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Descubre las bases para crear una relación sana con tus hijastr@s y construir tu lugar en casa sin perderte a ti misma por el camino. Basado en nuestra experiencia. Sin cuentos.

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.