fbpx
 

Economía y legalidad para madrastras: las 10 cosas que no te atrevías a preguntar

Si estás leyendo esto, probablemente ya eres una madrastra veterana, y has visto demasiado para estar tranquila dejando lo económico al azar.

A lo mejor te has estado callando tus preocupaciones porque no quieres crear conflicto con tu pareja.

O porque te sientes egoísta pensando en limitar tu contribución a los gastos de tus hijastr@s.

O porque te parece ruin querer asegurarte de que tu vivienda quede para ti en vez de pasar directamente a tus hijastr@s si algún día falta tu pareja.

O porque sientes que pensar en una posible separación no es forma de iniciar un matrimonio.

O porque crees que no debería importarte contribuir más a vuestro hogar para compensar lo que tu pareja aporta a sus hij@s.

O porque te dices que “una pareja de verdad” pone la casa a nombre de los dos aunque tú pagues una mayor parte de la hipoteca.

O porque te parece de mala madrastra mirar por tus hij@s a la hora de pensar en tu legado.

O porque…

Sí, las madrastras somos muy creativas a la hora de inventar argumentos para vernos como brujas despiadadas.

Los cuentos nos ofrecen muchas excusas para no mirar por nuestro propio bien, ni poner nuestros límites personales. Parece que hay que dar hasta la sangre de tu primogénito para demostrar que eres buena.

Pues bien, compañeras. Esto se acabó. A partir de ahora, menos cuentos y más cuentas, porque ya no tenemos complejos a la hora de hablar de dinero.

Y para empezar, os traemos aquí las 10 grandes preguntas que una madrastra debería hacerse antes de tomar cualquier decisión.

1. ¿Estoy obligada a contribuir en los gastos de mis hijastr@s?

Las madrastras no somos legalmente “nadie” para nuestr@s hijastr@s mientras no nos convertimos en pareja de hecho o cónyuge de su padre o madre. Hasta ese punto, no tenemos ninguna obligación económica para con nuestr@s hijastr@s.

Sin embargo, a medida que la relación se formaliza, vas adquiriendo también obligaciones para con tus hijastr@s que es importante conocer.

2. ¿Mis ingresos se tendrán en cuenta en el cálculo de las pensiones que mi pareja debe aportar a sus hij@s?

Hay situaciones en que sí. No solamente tus ingresos se pueden tener en cuenta sino también el cambio de situación económica que supone para tu pareja el hecho de convivir contigo.

En esto influyen varios factores como el nivel adquisitivo de cada uno, la convivencia o no convivencia, el nivel de formalización de la pareja y, en caso de matrimonio, el régimen matrimonial que rija vuestro compromiso.

En España ha tres regímenes matrimoniales: gananciales, división de bienes y participación. Cada uno tiene implicaciones distintas, tanto en el cálculo de pensiones como en muchos otros aspectos.

Si eres madrastra y te planteas casarte, o ya estás casada, infórmate sobre los regímenes matrimoniales y ten en cuenta que es posible cambiar de régimen aunque ya hayas contraído matrimonio.

3. ¿Ser pareja de hecho me da los mismos derechos que estar casada?

Negativo. La figura legal de la pareja de hecho tiene diferentes definiciones según la comunidad autónoma en la que se contraiga esta unión. En algunas comunidades se asemeja bastante al matrimonio (aunque nunca es equivalente) mientras que en otras hay una gran diferencia.

Entérate bien de lo que supone hacerse pareja de hecho en tu comunidad y mira si eso cubre tus necesidades en lo referente a la economía familiar y al cuidado de tu patrimonio.

4. ¿Debería contribuir al 50% en los gastos del hogar?

Ehm… ¿Quién habló nunca del 50%? Si bien las madrastras pueden tener la obligación de contribuir a la manutención de l@s menores a cargo de la pareja, eso no implica que la responsabilidad se divida al 50%.

Hay muchas formas de gestionar la economía doméstica, muchos modelos de los que vamos a hablar en el taller Hablemos de dinero: Finanzas y legalidad para madrastras. Pero en todo caso, es importante ser conscientes de que la responsabilidad principal sobre nuestr@s hijastr@s es de su padre y su madre.

En general recomendamos hacer balance entre sentimientos y economía. Es un criterio difícil de cuantificar y sin embargo en la práctica se nos revela con mucha claridad. Si tienes una sensación de injusticia en lo tocante a la economía, probablemente sea necesario revisar esta parcela de tu vida y detectar donde está el desfase.

En general, la pregunta que lanzamos es: ¿te está sirviendo tu dinero para atender a tus necesidades y deseos? Si no hay suficiente espacio en tu economía para tus necesidades y proyectos propios, probablemente es momento de replantear tu implicación económica en casa.

5. Si mi pareja falta, ¿su ex gestionará la parte de la casa que corresponde a mis hijastr@s mientras sean menores?

Que miedito, ¿no? Solo de imaginarme de “co-propietaria” de mi propia casa con la madre de mi hijastro se me pone la piel de gallina.

De hecho, este tema fue el primero que me impulsó a casarme y formalizar las cosas con mi pareja.

Porque esta situación puede llegar a darse si no la prevemos tanto en la formalización de nuestra relación como a la hora de comprar la casa. Y muy especialmente en el testamento.

Tenemos diferentes formas de evitar esta situación, pero es necesario dejarlas por escrito, ya que si no, esto es lo que suele ocurrir de manera automática.

6. Si mi pareja falta, ¿la pensión de viudedad se dividirá entre su ex y yo?

Es un caso poco habitual, pero puede ocurrir. A veces no hay nada que se pueda hacer para evitarlo pero otras sí. Dependerá del año en que se separaran ell@s dos y también de si hay pensiones compensatorias activas en el momento del fallecimiento, entre otras cosas.

Un taller de finanzas con la abogada de familia ¡y madrastra! Paty Rodríguez Veazey

Hablaremos sin tapujos de todo lo que los asesores no te cuentan: todo lo que necesitas saber para proteger tu patrimonio del drama de la familia enlazada.

7. Si la otra casa no cumple con las aportaciones económicas que debe hacer o nos reclama más dinero del que consideramos necesario, ¿qué podemos hacer?

En general la ley pone recursos a nuestra disposición.

Dependiendo del nivel de formalidad de los acuerdos (es diferente si son de palabra que si están ratificados por un@ juez@), tendremos más o menos garantías, recursos y facilidades.

Cuanto más formalizados estén los acuerdos, más amparo legal tendremos y también más recursos para forzar el cumplimiento o contar con una sentencia judicial que resuelva lo que no podemos resolver de palabra.

A menudo nos parece que estamos desamparad@s y soportamos situaciones abusivas durante mucho tiempo. Iniciar un proceso judicial asusta y es cierto que viene con un coste, tanto económico como emocional. Pero a veces el coste emocional de soportar esa situación es mayor. Es necesario hacer balance.

Y si bien es cierto que nunca podemos estar segur@s de cuál va a ser el resultado, una primera consulta con una abogada o abogado especializad@ y DE CONFIANZA nos puede orientar. Es importante seleccionar un@ profesional que sepamos que no está orientad@ a agrandar el conflicto sino a minimizarlo.

8. ¿Tengo derecho a un permiso laboral remunerado para cuidar de mis hijastr@s?

Aquí entramos en un terreno pantanoso, que además se ha agrandado a causa de la crisis del COVID-19. Muchas madrastras se han visto en la situación de tener que quedarse en casa cuidando de sus hijastr@s.

Los permisos laborales remunerados ya tienen limitaciones en caso de las madres y los padres y toda una carga legal que es necesario conocer.

En el caso de las madrastras, en teoría también deberíamos tener derecho ya que, si estamos casadas, tenemos reconocido un primer grado de afinidad con nuestr@s hijastr@s. Peeero, la experiencia nos dice que el proceso puede ser complicado y es necesario contactar con una abogada o abogado especializad@ en derecho laboral.

9. ¿Mi pareja tendrá que pagar la pensión compensatoria a su ex indefinidamente?

Muchas madrastras viven la impotencia de ver como sus parejas pasan una pensión compensatoria mes a mes (lo cual afecta a toda la economía familiar) sin que la otra parte ponga todos sus esfuerzos en conseguir un trabajo que le permita cambiar si situación económica.

¿Es cierto que somos totalmente impotentes ante esta situación?

Como madrastras, directamente, sí. Pero tu pareja tiene algunos recursos legales.

Las pensiones compensatorias están reguladas, tanto por la ley como por la sentencia específica que recoja esta obligación. Si tu pareja está en medio del proceso judicial, es momento de hacer presión para fijar unas condiciones que dejen una vía de salida

Si la pensión ya está fijada, hay argumentos que pueden dar pie a solicitar un cambio de medidas.

Una vez más, esto supone iniciar un proceso judicial, con todo lo que conlleva, y por ese motivo a veces nuestras parejas deciden no hacerlo. Pero el recurso lo tienen. Y si deciden por su cuenta no dar el paso, también nosotras debemos tener en cuenta esto a la hora de tomar nuestras decisiones y gestionar nuestra economía.

10. A fin de cuentas, ¿mis hijastr@s siempre recibirán más que mis hij@s?

Aunque por derecho constitucional tod@s l@s hij@s son iguales, lo cierto es que las llamadas “segundas familias” tenemos una penalización cultural que a veces se traduce en lo legal y puede llegar a afectar a l@s niñ@s.

Está la idea de que hay que intentar mantener el estilo de vida de l@s hij@s después de una separación para minimizar los efectos psico-socio-emocionales del divorcio, y este criterio puede llegar a condicionar toda la economía del nuevo núcleo, incluid@s l@s hij@s que nazcan en él. L@s “segund@s hij@s”.

En realidad el nacimiento de un@ hij@, así como otros cambios importantes en la situación económica de las familias, son motivo suficiente para pedir un cambio de medidas. Sin embargo, el resultado dependerá de muchos factores, entre ellos las ideas que tenga la jueza o el juez sobre estos temas y también la forma en que tu abogada o abogado prepare el caso.

A veces se pone la responsabilidad en el padre o la madre porque cuando tuvo la nueva hija o el nuevo hijo ya sabía que estaban l@s anteriores y por tanto no se permite una reducción de las pensiones. Otras veces el cambio se aprueba. Es necesario que tu abogad@ conozca bien este tipo de casos para saber cómo actuar.

La otra cuestión es la del legado familiar. Algunas madrastras se sienten presionadas para tener en cuenta a sus hijastr@s a la hora planificar la sucesión. Sin embargo, desde Ser Madrastra nos gusta recordar que nuestr@s hijastr@s habitualmente tienen ya una madre que va a velar por ell@s.

Así que te animamos a salirte de las constricciones de la madrastridad, ampliar la mirada y ver “objetivamente” lo que es más equitativo, teniendo en cuenta que tus hijastr@s ya tienen una madre y que a ti te corresponde velar por el futuro de tus hij@s.

Toda esta información no es de fácil acceso y encima, cuando acudimos a una asesora o asesor con nuestras parejas, no siempre se tiene en cuenta que nuestros intereses y condicionantes pueden ser distintos, ya que a pesar de ser pareja, ocupamos posiciones muy diferentes dentro de la familia.

Por eso, te sugerimos asesorarte de manera con alguien que pueda ver la situación desde tu perspectiva y decirte todo lo que necesitas saber.

Nosotras también queríamos profundizar y enterarnos de todo lo necesario, y por eso hemos organizado un ciclo de 3 entrevistas a fondo con la abogada de familia (¡y madrastra!) Paty Rodríguez Veazey. Ella es nuestra abogada de cabecera, siempre aprendemos un montón con ella, y la vamos a tener enterita para nosotras en las tres sesiones del taller «Hablemos de dinero: Finanzas y legalidad para madrastras.» Aprovecha el precio especial hasta este martes y ven a hablar de dinero y propiedades entre madrastras ;)

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *



Descubre las bases para crear una relación sana con tus hijastr@s y construir tu lugar en casa sin perderte a ti misma por el camino. Basado en nuestra experiencia. Sin cuentos.

Responsable: Afín - Asociación Española de Familias Enlazadas. Finalidad: Envío de nuestras publicaciones y correos comerciales. Legitimación: Tu consentimiento. Destinatarios: Tus datos están alojados en nuestra plataforma de email marketing Active Campaign, ubicada en EEUU y acogida al Privacy Shield. Podrás ejercer Tus Derechos de Acceso, Rectificación, Limitación o Suprimir tus datos en hola@afinfamilia.com. Para más información, consulta nuestra política de privacidad.